Michel Descombey
Michel Descombey




Inició su carrera profesional como bailarín del Cuerpo de Ballet de la Ópera de París, donde posteriormente fue Primer Bailarín, Maître de Ballet, coreógrafo oficial y Director de la Danza de la compañía de 1962 a 1969.

En 1967 fundó el Ballet Studio de la Ópera, que trabajó en estrecha colaboración con las Casas de Cultura francesas.

En 1969, inició su trabajo como coreógrafo independiente, creando obras para numerosas compañías en distintas partes del mundo.

De 1971 a 1973 fue director de la Ópera de Zurich. La compañía francesa Ballet Theatre Contemporain presentó en más de treinta países su obra Violostries.

En 1972 trabajó por primera vez con el Ballet Independiente ahora Ballet Teatro del Espacio, y nuevamente en 1975, creando el espectáculo Año Cero.

Convirtiéndose desde 1977 en director asociado y coreógrafo principal de la Compañía creando más de 30 obras, entre otras: La Ópera Descuartizada, Conquistas, La Noche Transfigurada, Pavana para un Amor Muerto, 1991 Año Mozart, A Rudolf Nureyev, Neomilenio, (espectáculo multimedia, en colaboración con el escultor Sebastián); Che, El Miedo, Carmen 2002, Soledades y El Adiós.

Por sus trabajos coreográficos dentro del Ballet Teatro del Espacio, fue premiado tres veces por la Unión de Cronistas de Teatro y Música, la última vez en 1989 por su espectáculo coreográfico Sinfonía Fantástica, que también recibió el premio Claridades ese mismo año.

Realizó dos comedias musicales y numerosas producciones para la televisión.

Es autor del libro La Danse, publicado por Editorial Marabout.

Es Caballero de la Orden de las Artes y Letras distinción que le fue otorgada por André Malraux, Ministro de Cultura del gobierno del General de Gaulle.

A principios de 1985, fue nombrado por decreto Presidencial de la República Francesa Caballero de la Legión de Honor Francesa

En 1994 se le otorgó la Orden del Águila Azteca por su contribución a la evolución y perfeccionamiento del Arte de la Danza en México.

Recientemente dentro del marco del XXV Festival Internacional de Danza Contemporánea Lilia López en octubre de 2005 le fue otorgado el premio Guillermina Bravo, por su trayectoria.

En 2006 fue galardonado con el premio Lunas del Auditorio por la coreografía Carmen 2002.

En 2007 se le otorgó la Medalla de Oro de Bellas Artes, en reconocimiento a su trayectoria.

En 2008 nuevamente fue galardonado con el premio Lunas del Auditorio por la coreografía El Adiós